Opinión - Eloy Cañaveras Raña: "Con la infancia no se juega"

|
Comparte: Logo facebook2

ELOY CAu00d1AVERAS RAu00d1A 2020 PARTIDO POPULAR SANT JOAN


Voy a hablarles de algo, de lo que a día de hoy me alegro poder hablar y poder compartir con los demás, a ver si de alguna forma consigo abrir esos ojos cerrados que hay entre la sociedad, esos que no ven las consecuencias que pueden acarrear no actuar con el raciocinio, sino con los pies.


Comienzo la historia: Varón de 21 años es ingresado en el Hospital de San Juan por una neumonía con evolución tórpida y fiebre consistente y una sepsis en sangre con gran avance. Qué forma de empezar, ¿no?


Pues la historia no acaba ahí, ni mucho menos. La neumonía se complica y provoca un derrame de 2 cm en el pulmón derecho. Pensando que todo estaba acabando, la pesadilla no termina. Los médicos descubren que el paciente tiene una cavitación en el pulmón. NEUMONÍA NECROTIZANTE. Eso aparece en los papeles del alta hospitalaria, después de casi un mes de ingreso.


Se preguntarán: ¿Qué hacía para enfermar de esa forma? Fácil de responder. Estaba de prácticas en el colegio, finalizando mi carrera. A la vez, dos maestras cogieron también neumonías. ¡Qué casualidad!


Los niños, queramos o no, son vectores muy potentes de contagio. En muchas ocasiones, pasan las enfermedades de forma asintomática, pero la gente de su alrededor, por lo contrario, no corren la misma suerte y la padecen de forma grave.


Estamos guardando una cuarentena para evitar ser contagiados por otros, para evitar que nuestros familiares sean contagiados y para evitar que pequeños, mayores y personas de riesgo, puedan llegar a padecer este virus, bastante agresivo para algunos y mortal para muchos otros.


Ahora mismo, en el punto en el que nos hallamos, de lenta progresión hacia una recuperación, viendo que estamos consiguiendo de alguna forma resistir al virus, abrir las puertas de nuestras casas y hacer que millones de españoles salgan con los niños de casa a pasear, me parece, mandar estos 45 días de cuarentena al carajo, y perdonen la expresión.


Se supone que la desescalada iba a ser progresiva. Esto no es progresividad. Como dije, millones de españoles saldrán a pasear con sus hijos, por lo que es posible que, de alguna forma, los contagios vuelvan a aumentar. Ojalá me equivoque y no sea así, pero tanto amigos, compañeros, como yo mismo, hemos vivido lo que es perder a una persona y no poder despedirnos de estos seres queridos, como para que ahora miles, millones de personas, salgan

en avalancha a las calles con los hijos y puedan provocar un rebrote del virus y, en consecuencia, nos haga padecer esto muchos meses más.


Esto no lo está diciendo una persona cualquiera, que odie o no le gusten los niños y que, por rencor o emociones semejantes, no quiera que se lleve a cabo esta medida. No. Lo está diciendo un maestro, lo está diciendo una persona que ha decidido dar su vida a enseñar a sus pupilos, una persona que, por vocación y amor a los más pequeños, está padeciendo al ver la situación, al ver, que muchos niños pueden verse afectados y pueden afectar a los de su alrededor. No es rencor señores. Es sentido común. Puede que sea duro para los más pequeños, pero esto no va a suponer ninguna depresión en ellos. Pensemos lógicamente y por todos, ya que egoístamente, no llegaremos a ningún sitio.


Eloy Cañaveras Raña

Graduado en Magisterio de Educación Primaria con mención en Pedagogía Terapéutica 



Comparte: Logo facebook2

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.