Mueren en Rusia las 50 personas que viajaban a bordo de un Boeing 737

|
Comparte: Logo facebook2

Un Boeing 737 de la compañía aérea «Tatarstán» se estrelló esta tarde en un segundo intento de tomar tierra en el aeropuerto internacional de Kazán, capital de la república autónoma rusa de Tatarstán. Murieron todas las personas que se encontraban a bordo, los 44 pasajeros y 6 miembros de la tripulación. El accidente se produjo a las 19, 26 hora local, tres menos en España. Se trataba del vuelo 363 procedente de Moscú. El aparato llevó a cabo un primer intento fallido de aterrizaje y trató de efectuar una segunda tentativa, pero también sin éxito. Al disponerse a remontar de nuevo el vuelo, los motores no respondieron y el avión se desplomó contra el suelo. El impacto hizo que el Boeing se incendiase de inmediato. La distancia entre Moscú y Kazán es de unos 700 kilómetros. Por el momento se desconocen las causas del siniestro, ya que las condiciones meteorológicas eran normales. Según las autoridades locales, citadas por las agencias rusas, el accidente pudo deberse a un error de pilotaje, aunque no se descarta también un fallo técnico. Este avión, según la radio Eco de Moscú, fue completamente reparado después de sufrir un serio accidente en Brasil en 2001. Tras lo sucedido, el aeropuerto de Kazán ha sido cerrado al tráfico aéreo. Uno de las personas fallecidas en la catástrofe es Irik Minnijánov, hijo del presidente de la república. En el avión viajaba también el responsable local de los servicios secretos. Al parecer, no había niños a bordo. El presidente Vladímir Putin ha ordenado al Gobierno que cree una comisión de investigación para esclarecer las causas del desastre. Los accidentes aéreos en Rusia, bastante frecuentes hasta hace bien poco, se habían reducido considerablemente en el último año. Con la proximidad de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, que se celebran en febrero, se habían intensificado los esfuerzos para mejorar la seguridad aérea. En 2018 tendrá lugar además en Rusia el Mundial de Fútbol y Kazán es una de las sedes. El último accidente de envergadura se produjo en abril del año pasado en las inmediaciones de Tiumén (Siberia). Perdieron la vida una treintena de personas. Fue un avión ATR-72 de la compañía local UTair. En junio de 2011, cerca de la ciudad de Petrozavodsk, se estrelló un Túpolev 134 con un balance de 46 muertos. El avión se estrelló en torno a las 16.25 de la tarde —hora peninsular española— cuando intentaba aterrizar por segunda vez en el aeropuerto de la ciudad, según la portavoz del Ministerio, Irina Rossius. El aparato estalló nada más contactar con la pista y se incendió por completo. Pasó más de una hora antes de que los bomberos consiguieran apagar las llamas. El avión, de la compañía ucraniana Tartastán, cubría el trayecto Moscú-Kazán y en su interior viajaban 46 pasajeros y seis tripulantes, todos muertos. De momento, Rosaviation ha achacado el accidente a un fallo técnico y ha confirmado que a bordo no iban niños en el momento del suceso.



Comparte: Logo facebook2

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.