Opinión: Manuel Aracil - "Lo que la verdad esconde"

|

El título de este artículo también corresponde al de una magnífica película, interpretada en sus papeles estelares por Harrison Ford y Michelle Pfeiffer. En el mencionado film, según se va desarrollando la trama y vamos camino del desenlace, nada es lo que parece. Algo similar a lo acontecido recientemente en nuestro municipio; siendo el ayuntamiento el escenario de los hechos y el Sr. Alcalde, el actor principal. El pasado 4 de febrero el Sr. Albero escribió en su muro de facebook, textualmente: “En Sant Joan hemos comprobado como desde que enchufaron al hijo de Manuel Aracil, portavoz del PP local, en Diputación, a Sant Joan se le trata peor que a otros pueblos”. Y se quedó tan tranquilo. En el pleno ordinario del día 14 de febrero, en el apartado de Ruegos y Preguntas, solicité un turno de intervención para desgranar una a una las subvenciones que por un montante total de 70.000€ había perdido nuestro municipio por la deficiente gestión del actual equipo de gobierno cuatripartito, que preside el Sr. Albero. Toda mi intervención consistió en dar lectura a documentos oficiales de la Diputación, publicados en el BOP, donde se especifican los motivos por los cuales no han sido aprobadas las solicitudes para su correspondiente subvención. Con paciencia y buenas formas, como se puede comprobar en el vídeo del pleno, rogué por favor, que se abandonara por parte del Sr. Alcalde ese lenguaje guerrillero y falso, tal y como acababa de quedar acreditado con sobrada documentación. No había intervenciones extrañas de terceras personas en el desenlace final de las subvenciones, sino todo lo contrario, falta de rigor e incumplimiento de las bases de las convocatorias, por parte del municipio en sus peticiones. En aquel momento el Sr. Alcalde podía haber zanjado la cuestión simplemente respondiendo: “Tomamos nota de su Ruego”. Pero claro, no era tan sencillo. De este modo habría reconocido de facto que mentía. Dijo que era casualidad, que desde que mi hijo prestaba sus servicios en Diputación, Sant Joan, según su criterio, se había visto perjudicado. Cuando con toda humildad, recopilas toda la información y demuestras con documentación oficial, la verdad de lo acontecido, lo mínimo que puedes esperar es una rectificación pública; una esperanza vana por mi parte. Ante tamaña afirmación de una calumnia vertida en el salón de plenos, elevé el tono de voz y le llamé por su nombre. Efectivamente, porque a quién miente se le llama mentiroso y, si además lo hace con afán de intentar desprestigiar el buen nombre de una persona o una familia, eso es inmoral. Tratar de ocultar sus vergüenzas, tales como su incapacidad para conducir la acción de gobierno, su falta de trabajo y su inoperancia a la hora de solicitar adecuadamente en tiempo y forma unas subvenciones a Diputación, no lo puede usted justificar, Sr. Albero, trasladando la culpa hacia quién nada tiene que ver. Por ello en el mencionado pleno dije que su comportamiento era mezquino y ruin. Como dato que deja claro quién miente le aporto los datos totales recibidos por Sant Joan en el capítulo de subvenciones desde Diputación. En 2015 990.398,47€ y en 2016 1.381.367,46€. Mi querido hijo se incorporó a la Diputación en febrero de 2016 y resulta muy esclarecedor que no hay tal maltrato a Sant Joan, sino todo lo contrario a lo que afirma el Sr. Albero. Actuaciones como éstas del Sr. Albero, me hacen pensar en un axioma; si, ya saben, una verdad incuestionable. Ésta va ganando cuerpo en las diferentes capas de la sociedad de nuestro pueblo desde que el Sr. Alcalde, gran perdedor de las elecciones de 2015, accedió al poder en virtud de la aritmética parlamentaria: Albero Embustero. Dice Serrat en una de sus canciones que, nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio. Manuel Aracil Llorens Portavoz Grupo municipal del PP de Sant Joan d´Alacant

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.